sábado, 5 de abril de 2014

Volvemos a la carretera

Pues sí. Antes incluso de terminar la rehabilitación, me atreví a subir en la Varadero y dar un paseíllo. Eva también se vino para ver si se le tensan las extremidades en esas curvas a izquierdas que tanto nos van a recordar avatares pasados.
El día 23 de febrero nos dimos un paseo a ritmo cochinero hasta Viana por el puerto de Bernedo y Aguilar de Codés. Los compañeros de fatigas fueron Jordi, Ángel Mari, Julio-Waldo e Iñaki-Ducati, y lo fueron sobre todo porque se aguantaron detrás de mí durante gran parte del recorrido, sin apenas meterme prisa... Y es que el ritmo que soy capaz de llevar no es ni mucho menos el de antes. Así que en las subidas, no se podían contener y nos dejaban en compañía de Iñaki, que se contuvo durante toda la mañana.

Después de la parada de rigor en Viana, recorrimos la Rioja Alavesa desde Oion, Meano (Nafarroa), Laguardia, Rivas de Tereso y volver a la capital por Urizaharra (Peñacerrada), Berganzo y Trebiño.

Recuperar las sensaciones no será fácil, me falta sentir más la carretera, sobre todo las zonas húmedas, pero todo se andará.

Aquí el vídeo que el amigo Ángel Mari nos hizo aquella mañana.

domingo, 30 de marzo de 2014

Dura rehabilitación

revisando los daños
Allá por agosto diego me trajo la Varadero a Dulantzi. Vimos que los daños eran básicamente estéticos y plásticos. Nada grave. No pude evitar subirme a ella...

Se descartó la operación, pero la rehabilitación se adivinaba larga y dura.

El 2 de setiembre empecé una rehabilitación que se prolongó hasta el 11 de marzo.

No tengo más que palabras de agradecimiento a los fisios que me trataron en Txagorritxu: Sergei, Leire y Lur.
He recuperado la movilidad casi por completo. Me falta adquirir más fuerza, pero el hombro funciona como ni la traumatóloga, Ane Argoitia, esperaba.

Ahora toca recuperar las sensaciones sobre la varadero.

Por cierto, Eva se recuperó perfectamente de su fractura de peroné, y a mediados de octubre ya estaba trabajando.  

jueves, 29 de agosto de 2013

¡¡Vaya vuelta (2)!!

¡¡Qué bonita iba la mañana del 27 de julio!!
La mañana había amanecido fresquita y con alguna nube amenazadora sobre los montes que me acompañan cada despertar. Me levanté prontito, tal vez por las ganas de completar el Desafío Mirlo 2013, una ruta por preciosas carreteras que nos conocemos de cabo a rabo. Con tantas ganas que me puse delante del ordenador y resucité este rincón casi privado.
Cuando desperté a Eva nos preparamos como siempre y salimos a las 7:30 para acercarnos al Mirlo Blanco en Gasteiz a encontrarnos con los demás y redesayunar (perdón por el "palabro"). Allí nos encontramos con los habituales de estas guerras como Diego, con viejos amigos como mi buen co-penitente Iñaki-Fonnia, Dani -hermano pequeño de Txemi, un gran amigo de la infancia, y que igual hacía 25 años que no nos veíamos pero que nos reconocimos al instante-, o conocimos a nuevos compañeros de ruta.

Antes de hacernos a la carretera; yo de lado hablando con Dani.

Después de un café y algo sólido en el Mirlo, el plan inicial era llegar al primer control, en San Juan de Gaztelugatxe, sobre las 10:30.




Paco dando los últimos consejos ante la atenta mirada de la concurrencia.
Decidimos ir por Barazar por donde Diego nos llevó a "su" ritmo. En Usansolo, justo a pie del Hospital me puse yo por delante y llevé a los 5 compañeros que íbamos juntos por el alto de Morga y después por la carretera a Mungia.
Irónicamente, al pasar por la desviación hacia Arrieta le pregunté a Eva si le importaba volver a pasar por el sitio que nos caímos en diciembre (esto irá en otra crónica), a lo que ella me dijo que alguna vez tenía que ser la siguiente, pero seguimos de largo porque se nos haría demasiado tarde para llegar a Gaztelugatxe. Llegamos hasta la rotonda de entrada a Mungia y seguimos por Sollube y entramos a Bermeo. Llegamos al punto en que teníamos que girar a la izquierda para desviarnos hacia Gaztelugatxe, marco con el intermitente, giramos, miro un momento hacia atrás para comprobar que todos venían correctamente, vuelvo a mirar adelante... y ahí estaba el suelo, golpeándonos con violencia a la Varadero, mi hombro y la pierna de Eva.

Fin del Desafío Mirlo 2013...
... y comienzo de la recuperación 

Lo primero al caer al suelo fue un dolor tremendo en el hombro... pero sobre todo el ver a Eva que no se movía y no respondía a mis llamadas. El cuerpo humano es muy sabio y Eva había perdido el conocimiento por el shock del golpe.

Lo que viene después no es cuestión de dar demasiados detalles.
Muchas gracias a Jose-Caponord por todas sus atenciones en la caída y los días posteriores, y a todos los que nos ayudasteis de alguna manera en aquel trance. Y por supuesto muchísimas gracias a Diego, compañero de muchos km, pero también de estas fatigas, y que no se despegó de nosotros hasta que salimos del Hospital de Galdakao camino de Dulantzi. De hecho, la Varadero -que salió casi ilesa del percance- descansa junto a la GS en el garaje de diego en la capital.

Ahora, un mes después, Eva está hasta las narices de la escayola (le queda una semana más) y yo estoy a punto de comenzar una rehabilitación que se prevé larga y no exenta de penurias. Si bien podré empezar a trabajar dentro de unas semanas, la rehabilitación parece que será de varios meses, y el dolor seguirá más allá.

En fin, paciencia, que de eso voy sobrado.

VVVVVVak guztiontzat -/- VVVVVs para todos. 

miércoles, 14 de agosto de 2013

Vaya vuelta!

Han pasado demasiados días desde que reabrí este sitio... y es que, como en aquella gran película, "elegí mal día para volver al blog".
Llevábamos poco más de una hora de ruta, cuando nos fuimos al suelo al girar en Bermeo hacia Gaztelugatxe.
Consecuencias: Eva con fractura de peroné y yo con fractura de húmero con arrancamiento de troquíter.
Hoy, a Eva le quedan 3 semanas de escayola y a mi me han descartado el paso por el quirófano.
Seguiremos.
VVVs

sábado, 27 de julio de 2013

Y para volver... el Desafío Mirlo 2013

Otra vez aquí pero ahora han pasado otros dos años. Este blog ha estado casi definitivamente muerto pero hoy le voy a dar un nuevo aliento. Veremos lo que le/nos dura.
No es que haya estado parado estos años, que hemos seguido andando en moto y la Varadero ya está con 10años acuestas y 144500 km, amén de vicisitudes varias. Lo que ha fallado ha sido mi fuerza de voluntad que hoy aflora en cantidad suficiente como para hacer esta reseña.
El caso es que dentro de un rato salimos de ruta: Desafío Mirlo 2013. Una bonita ruta de unos 500 km por carreteras no por conocidas menos interesantes.
Vamos a reunirnos unas 130 motos en el Mirlo Blanco, en Gasteiz, y, saliendo a las 9, después de desayunar, pasaremos por los puntos de control en San Juan de Gaztelugatxe, un 2º desconocido, Ramales de la Victoria, Espinosa de los Monteros, La Cavada, Vega de Pas, Artziniega y final en el Mirlo Blanco.
La ruta es más o menos libre entre los controles, pero puertos como Morga, Los Tornos, Portillo de la Sía con el nacimiento del Asón, El Caracol, Estaca de Trueba... ejercen una atracción irresistible.
Vamos a prepararnos, que el día promete ser jugoso... hasta en tormentas.

VVVVVVak guztiontzat -/- VVVVVs para todos. 




jueves, 11 de agosto de 2011

seguimos vivos

Ha pasado casi ¡¡un año!! desde la última vez que escribí aquí. Puedo escudarme en la falta de tiempo al principio; luego en algún bajón anímico... pero no, principalmente ha sido por pereza: pereza pura y dura.

El caso es que a sido un año en el que podía haber contado muchas cosas, podía haber dejado aquí muchas reflexiones, alguna que otra foto...

Desde numerosas salidas con mis compañeros del Carpe Diem, alguna salida con mi compañero penitente Fonnia, rutas mias en solitario, Penitentes 2011, Por puertos y Pantanos 2011 junto a los hermanos Fernando y Varablás, diversos regresos a las carreteras de Soria... Y todo eso acompañado de la Varadero, que ya va por los 115.000 km.

Este verano no me he embarcado en una ruta veraniega del estilo de la del año pasado, que la cosa está muy achuchada, pero no pierdo de vista el horizonte y el destino Cabo Norte... Quién sabe si el verano próximo.

Haré alguna reseña de lo que he vivido este añoy de lo que se me vaya pasando por esta cabeza...Y se irá viendo.

VVVVVVak guztiontzat -/- VVVVVs para todos. 

viernes, 27 de agosto de 2010

8 y 9 DE AGOSTO: Lago di Garda y Dolomitas

Al final de la jornada del Stelvio, que ya comenté hace unos días, llegamos al lago di Garda. Sábado en agosto, destino turístico, tiempo estupendo... Todos los ingredientes para que hubiera un atasco fenomenal en la llegada a Riva del Garda (más de 10 km)... en la carretera y en los campings!! Todos los campings estaban completos. Fuimos preguntando uno a uno en todos los que nos encontrábamos a medida que avanzábamos hacia el sur por la carretera que bordea el lago. Preguntamos al menos en 10 ó 12 y finalmente nos quedamos en uno en Brenzone. El plan: pasar la tarde-noche del sábado y el domingo entero de relax, para partir el lunes hacia las Dolomitas.
Eso sí, en la búsqueda de camping la varadero y yo tuvimos otro percance. Uno ya está mayor, y con el calor, el cansancio, una curva en rampa hacia arriba y poco sitio para dar la vuelta... la varadero se volvió a caer hacia el mismo lado que en la tornante nº 15 del Stelvio, pero esta vez, siendo en parado, los daños sí tuvieron consecuencias: se rompió la estribera derecha. ¿Cómo? Ni idea, pero el caso es que no tenía donde apoyar el pie y lo llevé colgando (o en la estribera trasera) el resto de la búsqueda. Daño menor de todas formas.
Total, que teníamos por delante un día enterito de relax, playa, sol, baños, cervecitas (Nastro Azzurro)... Y las motos también descansando en el camping un día completo.



El lunes madrugamos para ir al concesionario Honda de Riva del Garda. Llegamos a la hora de abrir... para ver que ¡¡los lunes por la mañana cerraba y el domingo por la mañana había estado abierto!!
Si nos quedábamos a esperar hasta al tarde, no podríamos llegar bien hasta Cortina d'Ampezzo pasando por donde habíamos pensado. Así que buscamos otro concesionario cercano y nos fuimos hasta Bolzano, que de todas formas nos pillaba de paso. Lo encontramos y para nuestra sorpresa... también estaba CERRADO en lunes por la mañana...
No teníamos más remedio que esperar hasta las 15:00 que abría y pasamos la mañana por la ciudad. A las 15:20 ya estábamos saliendo de la ciudad con estribera nueva, camino del Passo Fedaia, más conocido como la Marmolada...


Ver mapa más grande

Al llegar a las Dolomitas, las impresionantes moles de roca dominan toda la cordillera y allá donde se mira. Pasamos el Passo Fedaia y después el Passo di Giau, antes de llegar a Cortina d'Ampezzo para dormir.



Al día siguiente nos olvidaríamos de todas estas memorables carreteras de montaña, para llegar a Praga, esta vez solamente por autopista desde Italia, atravesando Austria y Alemania, antes de llegar a la capital checa...

VVVVVVak guztiontzat -/- VVVVVs para todos. 

jueves, 26 de agosto de 2010

6 DE AGOSTO: EL DÍA D

Y llegó el día más esperado por Iker. El día en que íbamos a recorrer un puñado de enormes puertos en Suiza. Gran inconveniente: el clima. Llevaba lloviendo sin parar desde el día 4 por la tarde y el día 6 por la mañana tuvimos que recoger el campamento con las tiendas mojadas, con barro, con una sudada considerable por la ropa de la moto puesta...
Teníamos por delante un recorrido de lo más sugerente: Sustenpass, Gotthardpass (incluída la via Tremola), Nufenenpass, Glimsenpass, Furkapass, Oberalppass y carretera hasta St Moritz. Total, unos 420 km. Finalmente, como se nos hacía tarde y sabíamos que tendríamos que secar las tiendas al montarlas, decidimos parar en Churwalden, haciendo unos 350 km, que visto el transcurso de la jornada, tampoco estuvo nada mal.


Ver mapa más grande

En el recorrido del mapa se ve algo así como un ocho, en el que nos encontramos de todo.

Sustenpass

Salimos de Interlaken lloviendo, con una temperatura por debajo de los 10 ºC y sudando, así que en pocos km el frío era considerable. Como en los túneles la temperatura era mayor, al entrar en ellos se empañaba todo: la pantalla del casco por fuera, los espejos, los relojes de la moto, la cúpula...
Llegamos con esa compañía al pie del Sustenpass y comenzamos la ascensión lentamente. Dejó de llover, pero la calzada brillaba peligrosamente así que subíamos muy despacito. Lástima no poder disfrutar de aquella subida ni de los paisajes que seguro que estaban allí. La niebla que nos había ocultado las montañas alpinas los últimos dos días nos esperaba poco más arriba.
Así que de la fase lluvia, pasamos a la fase niebla. No se veía nada así que avanzábamos guiándonos por las líneas de la calzada... ¡¡hasta que llegábamos a algún tramo en el que NO había líneas!!!!
Cerca del final de la subida (serían 3 ó 4 km?) la niebla pareció que empezaba a aclararse y había más luz... pero no porque la niebla fuera menos espesa sino ¡¡¡POR LA NIEVE que había a nuestro alrededor!!! Y cuando llegábamos al punto más alto, además nos empezó a caer una fina cortina de blancos copos.

No estábamos en Sustenpass, sino en Infernalpass.
Este de la foto puedo asegurar que soy yo.




Al cruzar a la otra vertiente, la niebla desaparece al bajar un corto trecho y se empieza a ver la luz.



Gotthardpass

A medida que nos fuimos alejando del Infernalpass, la carretera se fue secando y para cuando llegamos al Passo di San Gottardo (Gotthardpass) el frío y la nieve eran casi un lejano recuerdo. Subimos con cierta alegría este puerto y lo bajamos sin parar en la cima esta vez. Impresionantes curvas de herradura sobre puentes


...y otras curvas bastante más amplias que invitaban a darle alegría al gas en un asfalto en perfecto estado.
Yo me preguntaba "¿y el famoso tramo de adoquines?" Pero en esto que llegamos a un cruce abajo y una de las vías se dirigía hacia el pueblo (Airolo) y la otra hacia arriba que señalaba "Via Tremola": ¡¡esta es la nuestra!! Así que iniciamos una nueva subida, esta por el trazado antiguo y con un firme de adoquines. Esta subida resulta realmente preciosa y memorable. Un trazado con curvas cerradísimas, con una pendiente que oscila entre el 7 y el 9 % en sus casi 13 km, con un "descansito" del 3,2% y otro para compensar del 11,4%. Empeamos a unos 1200 m y el puerto sube hasta 2091 m. ¡¡Hace falta paciencia y mucha gente para llenar todo ese trazado de adoquines!!
Estaba totalmente seco... no quiero pensar qué habría sido con las condiciones que nos encontramos en el puerto anterior.
Al llegar arriba, la niebla estaba cerca y hacía un viento helador. Eso sí, si hay gente, hay chiringuitos. Así que nos comimos unas salchichas para calentar un poco el cuerpo.



Nufenenpass - Glimsenpass (1) - Glimsenpass (2) - Furkapass

Al llegar a Airolo, cogimos la carretera hacia el Passo della Novena, que en los mapas salía como Nufenenpass... cosas del multilingüismo suizo... en otros lares más cercanos esto no ocurre con esa naturalidad...
Esta carretera es la que nos lleva a Glimsenpass, pero dicho Nufenenpass fue una grata sorpresa en el camino. Un puerto rápido, con buen asfalto, con curvas enlazadas muy entretenidas y al llegar arriba... lo de siempre: vistas fabulosas.
Tras las fotos de rigor, bajamos el puerto (otro descenso entretenidísimo) y nos dirigimos hacia Furka y Glimsen. Tomamos la desviacion a la izquierda hacia Glimsenpass y a medida que vamos ascendiendo, vemos el otro puerto en la ladera opuesta. Subida alegre y al llegar arriba nos espera otro lago. Para mi lo mejor de este puerto fue la otra ladera: primero en bajada hasta el pueblo de Guttannen y después en la vuelta hacia la cima. Ya se me han terminado los calificativos para expresar lo que suponía subir o bajar estos colosos con la varadero, tumbando a uno y otro lado, con las frenadas y las salidas de las curvas... Realmente divertido. Intentaré no repetirme en los puertos que quedan.
En la segunda subida hacia Glimsen, vi que el marcador de la varadero se acercaba a la redonda cifra de 93000 km, que se cumplieron justo en la cima. Paré junto al lago y le hice una foto.

Tocaba bajar nuevamente hacia el cruce y coger la subida de Furka.
En esta subida paramos en un albergue-hotel junto al glaciar y aprovechamos para hacer alguna foto más.
Finalmente nos quedaba Oberalppass, que resultó algo decepcionante... pero no es extraño después de todo lo que habíamos visto y superado durante el día.
Al llegar a Flims, paramos a comer algo y eran fiestas. Mientras comíamos unas pizzas, se empezó a escuchar a lo lejos el inconfundible sonido de los ¡¡zanpantzar!!. El acompasado sonido de los cencerros se iba acercando y haciéndose más fuerte. Me levanté y salí a verlos y era un grupo que iba moviendo rítmicamente con los brazos unos enormes cencerros.

Seguimos unos cuantos km y decidimos no apurar hasta St. Moritz, ya que se nos hacía tarde.

La jornada que habíamos completado bien se merecía un rato de descanso para recrearnos y rememorar todo lo que habíamos visto y sentido.
La nieve del Infernalpass era un borroso recuerdo... Nos esperaban el Julierpass, Aprica, Gavia, el Stelvio y su tornante nº 15... pero de eso ya he hablado...


VVVVVVak guztiontzat -/- VVVVVs para todos.

miércoles, 25 de agosto de 2010

4 y 5 de agosto: Interlaken

El día 4 salimos de Aosta con un tiempo espléndido con ganas de llegar a Suiza y encarar el "Día D" marcado en rojo para Iker.
Subimos el precioso Grand Saint Bernard con el que entramos en Suiza.




Precioso puerto, ya digo:


En la cima entramos en Suiza:




Bajamos hasta Sion y seguimos la carretera para poder pasar al siguiente valle donde estaba nuestro destino del día: Interlaken. En el mapa yo no veía claro que hubiera un paso, pero como el GPS decía que sí, pues le seguimos.
Siguiendo las indicaciones llegamos a un punto en el que la carretera se terminaba y había que seguir EN TREN!!!
Así que sacamos los billetes, metimos las motos en el tren, las aseguramos con cuerdas (como a los caballos en las películas del oeste) y nos dispusimos a completar los 17 km subterráneos entre Goppenstein y Kandersteg.



Y no éramos los únicos. Este suizo hacía el recorrido por el tunel a diario para ir a currar.

Después del trayecto en tren llegamos a Interlaken y acampamos en un camping que nos pareció de lo mejorcito en que hemos estado.
Decían que se nublaría y que anunciaban lluvias.




No nos parecía muy fiable... pero a media tarde empezó a nublarse y a última hora empezó a llover. Las previsiones daban muy malo para el día siguiente pero para el día 6 anunciaban mejoría, así que decidimos esperar y hacer un poco de turismo el día 5, para salir el día 6 hacia los gigantes "pass" que nos esperaban.








El caso es que no dejó de llover en todo el día 5 y el día 6 salimos con lluvia y frío de Interlaken, pero eso va en otro post, que merece por sí solo mucho espacio y muchos recuerdos.


VVVVVVak guztiontzat -/- VVVVVs para todos.

martes, 24 de agosto de 2010

2 y 3 de agosto: Alpe d'Huez, Galibier, Izoard, L'Iseran... Aosta

Qué difícil es ponerse a hacer algo útil en el ordenador en pleno agosto y con Marijaia circulando por Bilbao... pero voy a intentar reflejar de forma breve (es un intento) lo que ha sido este estupendo viaje. Ahora me ceñiré al orden cronológico.

Ya comenté en su día el recorrido de este tercer día de ruta (2 de agosto).


Ver mapa más grande

Empezamos con buen tiempo y ganas, así que los km no eran obstáculo (unos 450 km previstos).
Teníamos pensado recorrer los puertos marcados en el mapa y llegar hasta Aosta, pero el mal tiempo nos hizo finalmente desistir.
Salvo alguna carretera con mucho tráfico (camino de Briançon y después de aquí a Guillestre), disfrutamos de carreteras con muy poco tráfico, puertos con pendientes de vértigo y curvas embriagadoras, una detrás de otra sin otro descanso que el que nos tomábamos para hacer fotos, cada uno a su ritmo, reuniéndonos en las cimas y después de los descensos en el primer cruce...



Todo fue estupendamente hasta la segunda ascensión a Lautaret que prolongamos hacia el Galibier. Las nubes eran realmente amenazadoras aunque la lluvia se resistía a aparecer. Descendimos por el Telegraph y nos adentramos en el Parque natural de La Vanoise, camino del Col de L'Iseran. El paraje era incomparable pero finalmente apareció la lluvia. La esperada ascensión a este puerto la hicimos bajo una pertinaz lluvia que nos hizo avanzar muy suave y con una tensión considerable. De hecho, el descenso lo hicimos con manos de seda en cada curva...
El tiempo avanzaba y nos quedaba todavía un buen trecho hasta Aosta por lo que decidimos parar en Séez, un pueblecito al pie del Petit St. Bernard, último puerto previsto para ese día y en cuya cima entrábamos en Italia.
Buenas sensaciones a pesar de la lluvia y los ánimos a tope con la perspectiva de dormir en una cómoda y seca cama...
El día siguiente lo tomaríamos como una etapa de "descanso" con llegada a Aosta (85 km) y relax por la tarde.
Empezamos la ascensión al Petit Saint Bernard con lluvia y niebla, pero al llegar a la cima la niebla se disipó y tras pasar a Italia, apareció el sol. Llegamos a Aosta, elegimos un camping, nos instalamos, comimos pasta (cómo no) y nos disponíamos a una tarde de relax.
Pero claro, eso de relax en un valle a 580 m de altitud y rodeado de montañas de más de 3000 m ... Cogimos las motos y en cuanto nos separábamos de la carretera principal, el paseo se convertía en una subida con unas pendientes impresionanates. Basta este ejemplo: subimos a la estación de ski de Pila situada a 1800 m en una ascensión de poco más de 13 km. Las cuentas salen rápido: casi un 10 % de pendiente media.

En el camino nos encontramos con algún castillo de cuento y, en cualquier sitio que parásemos, unas vistas de postal.

Terminamos dando una vuelta por la parte antigua de Aosta y acostándonos con ganas de subir el Grand Saint Bernard para entrar en el gran objetivo de Iker: Suiza.



VVVVVVak guztiontzat -/- VVVVVs para todos.